¿Llevas toda la vida a dieta?

¿Mantienes una relación de amor-odio con la comida?

¿Te sientes culpable cuando comes alimentos poco saludables?

¿Comes deprisa sin darte cuenta de qué y cómo estás comiendo? 

¡La alimentación consciente puede ayudarte!

Vivimos en una sociedad de consumo que nutre sus arcas a través de la insatisfacción. La publicidad y las redes sociales nos transmiten constantemente mensajes acerca de cómo tenemos que ser, qué debemos de tener o cuánto tenemos que pesar para ser admirad@s, amad@s, valios@s y aceptad@s.

La insatisfacción, la culpabilidad y la vergüenza nos llevan a recurrir una y otra vez a métodos simplistas y poco efectivos que mueven una gran cantidad de dinero cada año. Es aquí cuando aparece nuestra gran aliada para ayudarnos a conseguir, de una vez por todas, ese estándar, ese cuerpo y esa talla que tanto deseamos: LA DIETA.

Las dietas suelen plantear cambios poco sostenibles basados en la restricción, la lucha, la prohibición y el autocastigo. Abogan por el control y la fuerza de voluntad simplificando al máximo la conducta de comer y desatendiendo los factores psicológicos y emocionales que intervienen en la misma.

Las personas quedan atrapadas en bucles de dieta-fracaso que merman su autoestima, cronifican su insatisfacción corporal e interiorizan mensajes como: “No tengo fuerza de voluntad”, “hay algo malo en mi”, “nunca conseguiré adelgazar”, etc…

La alimentación consciente plantea un cambio de paradigma. Esta se basa en la capacidad de atender, con curiosidad y aceptación, a todos los elementos que rodean a la experiencia de comer; sabores, olores, sensaciones físicas, emociones y pensamientos. A través de mindful-eating aprendemos a relacionarnos con la alimentación desde el autocuidado, el disfrute y la atención a nuestras señales físicas y emocionales.

Estos son algunos de los beneficios de la práctica regular de alimentación consciente:

  • Mejorar la relación con la alimentación y con nosotr@s mism@s
  • Conectar con los sabores, las texturas, los olores y con el placer de experimentarlos.
  • Entrenar la atención a nuestras señales de hambre y saciedad como guía para tomar decisiones conscientes de qué y cuanto comemos.
  • Aprender a diferenciar hambre y otros estados emocionales.
  • Desarrollar la capacidad de regular nuestras emociones en momentos críticos asociados a conductas de ingesta compulsiva.
  • Soltar de una vez por todas el enfoque dieta abocado al fracaso y a la frustración.

Desde Psicoforma planteamos un grupo de práctica de alimentación consciente dirigido a todo aquel o aquella que quiera aprender a mejorar su relación con la comida, conocer recursos para regular sus emociones, aprender a tomar consciencia de sus necesidades nutritivas y emocionales y empezar a responder ante estas a través del autocuidado y la aceptación.

No se trata de una terapia de grupo, sino de un trabajo en grupo en el que aprender y compartir estrategias y habilidades de manera accesible y motivadora.

El grupo constará de 6 sesiones de 2 horas de duración con frecuencia semanal. En estas sesiones compartiremos contenido teórico, practicas de mindfulness y mindfu-eating, dudas y experiencias personales y recursos prácticos para entrenar e incorporar el enfoque de alimentación consciente en el día a día.

El precio de las 6 sesiones es de 140 €.

Como queremos trabajar en grupos pequeños, las plazas son limitadas, por eso es necesario hacer una preinscripción abonando el 50% del importe de la actividad.

Para más información y reservas pueden escribir a la siguiente dirección de correo carlos@psicoforma.es o a este número de teléfono 667764962

 

6 Sesiones

20 de enero de 19.00h a 21.00h – 24 de febrero de 19.00 a 21.00


Localización


Psicoforma (C/Maestro Clavé, 3, 6ª, 3º)


Precio

140 €.

Inscripción

Para más información y reservas pueden escribir a la siguiente dirección de correo carlos@psicoforma.es o a este número de teléfono 667764962